La fotogrametría es una técnica que permite obtener mapas en 2D a partir de una serie de fotografías aéreas de un terreno. Solapando adecuadamente las imágenes también es posible recuperar información de profundidad y elevación (3D). Con la precisión de vuelo de los drones y unos cuantos puntos de referencia en tierra, medidos con sistemas GPS de alta precisión, es posible obtener modelos con muy pocos centímetros de error. Esta tecnología es de gran utilidad en minería, construcción y arqueología entre otros campos.

Utilizando cámaras multiespectrales (infrarrojo + visible) es posible detectar variaciones en la vegetación y estrés hídrico, siendo esta información ideal para su uso en agricultura.

 

 

 

 

 

 

Reconstrucción tridimensional del castillo de Loarre en Huesca a partir de 200 fotogramas de un vídeo filmado en UHD: